ORACIÓN DE ABUNDANCIA ECONÓMICA, BUENA SUERTE, FORTUNA Y PROSPERIDAD…

Compartir en Facebook

ORACIÓN DE ABUNDANCIA ECONÓMICA, BUENA SUERTE, FORTUNA Y PROSPERIDAD…

ORACIÓN DE ABUNDANCIA

San Judas Tadeo, glorioso predicador de la Gloria de Dios, humilde y paciente testigo del Amor de Dios, y, por tu valentía y caridad, merecedor del Poder de Dios, enséñame a depositar toda mi confianza en Él y a saber darle las gracias por todo lo que me da.

Tú que pusiste toda tu confianza en la oración y ensalzaste y engrandeciste el Nombre de Dios iluminando a las personas con Luz divina, tú que todo lo dejaste y a todo renunciaste entregando tu cuerpo y alma para servirle, ahora que gozas de la Eterna Bienaventuranza ora por mí ante Él, ruega por mí ante Él.

Tú que, por ser fiel siervo del Señor y por cumplir sus designios mientras viviste en la tierra, recibiste el don de hacer maravillas y obrar milagros y obtuviste auxilio en todas tus angustias y dificultades, suplícale me conceda abundancia de bienes tanto espirituales como materiales.

Santo de lo imposible, por aquel amor que te encaminó hacia el prójimo por tu caridad, por tu afán de auxiliar al necesitado, te pido me preserves de toda ruina y carencia, y abogues por mi bienestar y prosperidad, que tu poder me acompañe cada día y tus bendiciones lleguen a mi vida y mi sentir.

Pon en mi camino buenas oportunidades y ayúdame a tener abundancia económica, apiádate de mí dura y asfixiante situación y haz que en breve consiga ver realizados mis sueños:

(decir ahora lo que se desea conseguir).

San Judas Tadeo que por tu mediación ante el Señor mi vida cambie y quede en el olvido todo desasosiego, toda ansiedad y preocupación y pueda vivir sin estrecheces ni necesidades, que por tu poderoso patrocinio la buena suerte, la fortuna, la abundancia y la riqueza me acompañen en todo momento y me brinden multitud de satisfacciones.

Bienaventurado san Judas Tadeo tómame bajo tu protección, ayúdame a saber ensalzar el Nombre de Dios siempre y a no dejar nunca de amarle con todo el corazón, enséñame a tener generosidad con mis semejantes y a dirigir mis pensamientos y obras al servicio de Dios.

Que el poder de la Santísima Trinidad me rodee y me salve de toda mala situación, que la Luz del Dios ilumine mis actos y palabras y sea quien oriente mis pasos. Así sea. + Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria. Repetir la oración y los rezos cinco días seguidos.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *